NataciĆ³n, una herramienta para el crecimiento emocional de los pequeƱos

Nuestro trabajo debe ser de una delicadeza extrema, cuando tratamos con niƱos pequeƱos, debemos saber que para ellos somos omnipotentes, por tanto debemos estar en permanente auto observaciĆ³n y autorregulaciĆ³n para no irrespetar los proceso de cada niƱo o invadir su mundo. El niƱo nos es entregado desde el abrazo amor materno-paterno y debemos hacer el mĆ”ximo para que nos acepte en su mundo.

Los pequeƱos se niegan a hacer nada por imposiciĆ³n, de manera que tenemos que desarrollar habilidades de empatĆ­a   para poder llevarlos por el camino de seguridad necesario para que acepte los retos que estar en el agua les propone.

De ese caminar se trata nuestro trabajo, el desarrollo de las habilidades motrices en el agua, la sobrevivencia que es nuestro mƔs urgente objetivo no es mƔs que una consecuencia de ese lazo de amistad y confianza que debemos crear con ellos.

Por tanto, cuando mas difĆ­cil sea establecer esta relaciĆ³n, mas deberemos acudir a toda nuestra capacidad de juego y creatividad, para hacer que esto suceda, sin este primer paso , no tendremos su confianza y respeto y todo lo que se haga a partir de eso serĆ” sin duda una serie de errores. Nuestra mejor guĆ­a serĆ” EL AMOR Y LA CONFIANZA.

Alicia Cavallero